Institucional

Debemos ver esta crisis como una oportunidad de convivencia y crecimiento familiar

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Image

El coronavirus ha generado una crisis mundial y nuestro país no es la excepción. En El Salvador, con el objetivo de minimizar el impacto del contagio, se decretaron medidas, entre ellas, la de permanecer en nuestras casas. Para el ser humano, enfrentar una situación inesperada o nueva puede generar trastornos emocionales y de personalidad, como la ansiedad, angustia, depresión; por lo tanto, debemos adaptarnos a los cambios que genera nuestro entorno, aprender a manejar las emociones, sentimientos y pensamientos, ya que dichos trastornos, pueden ser producto del encierro, del miedo a enfermarnos de COVID-19, de la violencia intrafamiliar, de la sobre carga en el cuidado de los hijos y de las personas adultas mayores, de las tareas del hogar, el cumplimiento del teletrabajo, de los estudios o falta de recursos económicos.

Debemos ver esta crisis como una oportunidad de convivencia y crecimiento familiar, personal, laboral y de conocernos como seres humanos, de hacer ejercicio, meditación, ayudar en las actividades diarias de la casa, la posibilidad de ayudar a otros cuya situación es más difícil que la nuestra, de innovar y mejorar nuestras competencias laborales.

Pero, qué se puede hacer para optimizar nuestro tiempo:

  • Organizar las obligaciones: laborales (adultos), escolares (jóvenes y niños), familiares y personales para que no se torne tan aburrido el día. Es decir, tenemos que establecer prioridades.
  • Mantener rutinas diarias saludables: Horario establecido para el trabajo, dormir lo suficiente, alimentación adecuada, tiempo para actividades de la casa y rutinas de ejercicio.
  • Canalizar energía: cuando aparezcan discusiones, conflictos o malentendidos, escuchar a los integrantes de la familia, compartir una película juntos, salir a regar las plantas o realizar actividades en conjunto que permita la sana convivencia.
  • Programar horarios: para descansar después de periodos de actividades relacionadas con su trabajo y actividades de la casa (música, ejercicio, meditación, lo que le produzca relajación).
  • Si hay hijos pequeños: Estar preparados para manejar algunas actitudes de los niños que quizás no veíamos con tanta frecuencia: Desobediencia, ansiedad, dificultades para llevar a cabo tareas habituales o rabietas.

Recuerda tratar a todos con el mismo grado de respeto con el que quieres que los demás te traten a ti.

En la cuarentena que vivimos es fundamental mantener una convivencia familiar sana y para lograrlo es necesario escuchar detenidamente a todos los miembros de la familia, recuerda tratar a todos con el mismo grado de respeto con el que quieres que los demás te traten a ti.

Un aspecto importante es tratar de no estar constantemente viendo las noticias tan negativas sobre el Covid-19, ya que está comprobado científicamente que nos provocan ideas irracionales vinculadas al contagio, temor a la muerte, miedo a perder el trabajo, pensamiento pesimista que esta pandemia no terminará nunca.

La incertidumbre, el miedo son sentimientos normales en los seres humanos y más ante este acontecimiento desconocido, por eso debemos estar conscientes de nuestros pensamientos para evitar situaciones de estrés que puedan repercutir en lo personal, familiar y en lo laboral.

En la situación que vivimos tenemos que hacer un esfuerzo en equipo con la familia, mejorando la comunicación asertiva y siendo empáticos, nos permitirá enfrentar cualquier conflicto de manera adecuada buscando la solución a las dificultades y generando un clima de tranquilidad emocional y de seguridad para la familia. Acuérdate de las personas adultas mayores, personas con discapacidad, mujeres jefas de hogar, niñez y jóvenes en riesgo que en esta pandemia se vuelven vulnerables a enfrentar violación a sus derechos y a su integridad física, psicológica y emocional, podemos utilizar los recursos tecnológicos para comunicarnos y saber de sus necesidades. Que esta cuarentena sea una oportunidad increíble para la convivencia familiar, conocer a los que nos rodean, expresar lo que sentimos a las personas que queremos, practicar habilidades sociales que nos permitan ser más humanos, reencontrarnos con los familiares, reflexionar sobre lo que es importante en la vida, cuales son nuestros valores que nos guían en el mundo.

Que esta cuarentena sea una oportunidad increíble para la convivencia familiar, conocer a los que nos rodean, expresar lo que sentimos a las personas que queremos

Con solidaridad, esperando lo mejor de cada uno de nosotros y recordándoles que solo podremos superar esta pandemia juntos. Un abrazo a las familias salvadoreñas.

Lic. Salvador Alvarenga
Rector de la UGB


1000 Caracteres restantes



© 2020 Universidad Gerardo Barrios. Derechos Reservados